lunes, 14 de mayo de 2012

Amistad: márchate a Canadá

Tengo una amistad que está frustrada con el elemento gol. Dice que nunca va a sentir la gloria de marcar un gol para su equipo, aunque ni siquiera le dé un título de liga o un trofeo Carranza. Simplemente meter un gol. Yo si he tenido la oportunidad de marcar algunos goles durante todo mi extensísima carrera deportiva y la verdad es que nadie sabe porque pero los niveles de metanfetamina se te disparan en la arterias y una inyección de sustrato fértil y húmedo recorre tus venas. Mis último gol apenas sirvió para redondear un 1-5 pero dado su espectacularidad moje (al igual que cada una de las 100 personas que podía  haber en el campo) mis bragas. ¿Qué tiene un gol? ¿Y una chapa en basket? ¿Y un touchdown?






La reflexíón gol me ha llevado a enternecer mi corteza neurosensitiva y a lanzar estruendosos impulsos eléctricos hacia mi cerebelo. Mi cerebelo dispuesto a sustraer cualquier sustrato allí alojado como un lapiz y un bloc de notas se sustrae del sobaco de un monje agrípnio del Tibet, ha concluido en que a lo mejor esa amistad frustrada con el gol debía haberse propuesto realizar un "end" (una jugada de Curling). Si, si, un "end" amigo esa podría ser tu solución al problema del elemento "goal". Solo tendrías que haberte calzado unos rojos y brillantes patines de cuchilla y un ridículo traje curlingniano y a rascar una pista de hielo con una escoba como si te fuera la vida en ello. Una de mis apreciadas neuronas, también me ha indicado por medio de su dendrita en conexión con su axón, que seguro hay grupos de frikis desorientados que en ciudades al azar de España juegan a curling, y que la solución de este coleguita a su idea de marcar un gol está en desplazarse a esa ciudad equis a vivir, entrar en ese equipo de curling y hacerse el master.  Márchate a Canadá. Márchate a Canadá. Márchate a Canadá. Márchate a Canadá. Márchate a Canadá. Márchate a Canadá. Márchate a Canadá. Márchate a Canadá. Márchate a Canadá. Márchate a Canadá. Márchate a Canadá. Márchate a Canadá



Una vez hecho el master podrá reivindicarse como persona grata para el mundo del deporte. Celebrar como si no hubiera mañana un conjunto de "ends" que le dieran la partida a su equipo para pasar a jugar el campeonato estatal de curling de Lillehammer en Suecia, o incluso participar en los JJOO de Brazil. Pero el culmen a su carrera deportiva sucedería un dia a las 10:30 ante meridian de un lunes laborable donde hay 15 personas viendo la TV en tres paises juntos y mi amistad, la del elemento gol saldría en Eurosport, con su escoba barriendo hielo para que una piedra de granito de 20kg se detuviera en una diana pintarrajeada en el suelo como la nave del tito Clint y del tito Tommy se introdujo en la ISS en "Cowboys en el espacio".



Una vez cumplido su sueño, seguro que se cansaría de ese deporte como quien se cansa de escribir artículos de inmunda sabiduría en su blog o como quien se harta de personas de tu entorno laboral las que un dia te hicieron gracia pero que ahora solo hablas de guarradas cuando se acercan para que se espanten como moscas de una tarde de verano a la hora de la siesta en un camping de Dénia. Amigo, has de convertir tu elemento gol en tu elemento "end". God save the queen.

1 comentario:

  1. Como aludido directamente, he de decir que tal vez y solo tal vez pueda contemplar la opción de hacerme pro de curling para subsanar mi problema con marcar un gol. No obstante últimamente fantaseo mas con ser el Quarterback de mi equipo de Cincinnati y marcar un Tochdown épico, sabotear el ponche del baile de fin de curso y ser elegido rey del baile junto con la animadora mas cateta del campus. Alguna solución o alternativa para eso querido charmander?

    ResponderEliminar