lunes, 28 de mayo de 2012

Moda: La herencia croata del siglo XVII

"Las vueltas que da la vida". Cuántas veces habremos escuchado tal expresión. Y es cierto. El mundo se caracteriza por su dinamismo y su morfología cambiante. Es una herencia directa de la posmodernidad beligerante de una sociedad acomodada y aceptadora de esta realidad inestática. De esta forma, la sociedad posmoderna ha perdido toda posibilidad de crear discursos o ideas originalmente nuevas. Es un hecho inalcanzable para aquellos cuya pensamiento está basado en la hipertextualidad ideológica y la simbiosis de conocimientos. En la actualidad es imposible crear algo completamente nuevo cuando la forma de crear de la sociedad posmoderna se basa en cortar y pegar conocimientos e ideas ya establecidas. Por ejemplo, al igual que quien corta y pega textos varios de internet para solventar un trabajo a última hora (el cual lo ha ido atrasando días y horas para poder jugar a la play hasta que le ardiera el pellejo), este trabajo podrá crear un nuevo texto basado en las ideas del autor, sin embargo, no estará creado con ideas originales nacidas de su intelecto, si no estará basado en ideas prestadas de documentos y páginas de la red
.                 
                 


Así pues, ésto causa que se renueven ideas y conceptos. Todo vuelve, todo se renueva. Y es el mundo de la moda donde podemos observar este hecho de forma más clara. Los monjes agrípnios somos gente muy entregada al decoro y las buenas presencias, de formas que nos hemos interesado en los diferentes aspectos que envuelven todo aquello a lo que el buen ver se refiere. Así pues, en nuestras investigaciones, debates y meditaciones, hemos llegado a la conclusión que existe cierto complemento que no se le ha dado su importancia debida fuera de los cánones establecidos para él, y que creemos que debería tener una relevancia mucho mayor de la que le conlleva. Se trata, ni más ni menos, que de la pajarita.


                                                         

                     


La pajarita es un una tira de tela que se anuda alrededor del cuello en forma de lazo de forma que sus dos extremos se posicionen de manera simétrica. Por ello, normalmente se le conoce por el mundo a la pajarita como corbata de lazo, siendo el nombre extendido en España una curiosa excepción. Otros términos que recibe son humita, moño o corbatín. La pajarita nace en el siglo XVII con el ejárcito croata, que utilizaba un trozo de tela para cerrar el cuello de sus camisas con un lazo al que llamaban "hrvatska", que significa Croacia. Cuando el batallón hizo su entrada en Francia, al rey Luis XIV le hizo mucha gracia este complemento y decidió instaurarlo en sus regimientos con la insignia Real, y lo denominó cravette, proveniente del término crabete que en la maravillosa lengua francesa significa croata. Por supuesto, esto fue el nacimiento de la corbata y su hermana refinada, la pajarita. Lo que todavía es un debate en el templo agrípnio es cual de los dos complementos fue el primero en nacer.

                                
Existen dos grandes tipos de pajaritas. Las ready tied que vienen con el nudo hecho y se atan con un clip cual corbata para niños, y las self-tied, que son las que hay que hacer el nudo uno mismo. Las de clip son informales, y sirven para el uso día a día y para aquellos que no sean muy dados al uso de este estiloso complemento. Las segundas son el súmum de las pajaritas en las que encontramos tres subgrupos: las que acaban rectas, las de murcielago y las de mariposa o de cardo. Cada una de ellas da siluetas diferentes a la forma de la pajarita, por lo que será importante conocer cuando es más debido el uso de cada tipo de pajarita. Además deberemos tener en cuenta otros factores determinantes a la hora de escoger una pajarita u otra, como son el diámetro de nuestro cuello o el grosor de nuestro rostro (por ejemplo, un rostro más alargado permitirá una bow-tie más ancha que un rostro de dimensiones reducidas). Además, jugando con el nudo y las alas de nuestra pajarita, tendremos la posibilidad de de imprimir un carácter más serio o alegre a nuestro atuendo. 
 


A la hora de proceder a hacer el nudo de la pajarita, seguiremos los siguientes pasos:

Guia de estilo La pajarita NudoGuia de estilo La pajarita nudoGuia de estilo La pajarita nudo
1. Poner la pajarita alrededor del cuello.




2. Cruzar el extremo derecho sobre el izquierdo.



3. Hacer un nudo pasando el extremo derecho por la abertura entre el cuello y la pajarita.



4. Plegar el extremo izquierdo en foma de lazo.



5. Pasar el extremo derecho por encima del lazo que hemos hecho con el izquierdo.



6 y 7. Pasar el extremo derecho, intentando formar un lazo, por el agujero que se genera en la parte posterior del lazo realizado con el extremo izquierdo.



8. Ajustar el lazo.                                           



Consejo agrípnio: para que la pajarita quede perfecta, al más puro estilo agrípnio, no debe sobrepasar los picos del cuello de la camisa.



En los últimos años, y como influencia directa de la trágica moda de los años 80, la pajarita había sido el complemento baluarte de los nerds y de hombres de tendencia homosexual, como por ejemplo Rick Moranis, Smithers de los Simpsons o el repelente niño de "Este chico es un demonio". Incluso había sido denigrado a una posición de burla y comicidad siendo utilizadas también por payasos y strippers masculinos. Además, tanto los actuales nerds como la nueva oleada de ultra-modernos pretenden adueñarse de este fantástico complemento, con la única intención de perpetuar su reinado en la estética de empollón pedante que tanto les caracteriza a los primeros, y que los segundos pretenden asimilar. Esto no es más que un ataque al mundo de la buena presencia por una serie de infames seres sin amor propio que intentan posicionarse en la sociedad con este complemento como bandera.
          
                 


Sin embargo, parece que en los últimos años la pajarita se está revalorizando y obteniendo el reconocimiento que se merece. Y es que se trata del complemento masculino más estiloso que se pueda encontrar. Bien que la corbata con un buen traje es de una elegancia casi suprema, pero la pajarita es de un estilo mucho más genuino. Cualquiera puede llevar una corbata si las exigencias sociales o protocolarias así lo exigen, pero son muy pocos son los que deciden decantarse por la elección de la pajarita. Esta característica tan relevante es definitoria en nuestro debate agrípnio, y es por lo que las pajaritas tienen una posición superior en la escala estilosa. Es necesario un gran temple, una gran presencia y una bonita sonrisa para que la pajarita luzca en todo su esplendor sin que tenga las connotaciones vejatorias y cómicas que le persiguen. Es dificil llevar pajarita y salir airoso, pero mucho más lo es ser la estrella del evento con ella. Y es por ello que los monjes agrínpios nos decantamos y alabamos este complemento. Porque nuestro consejo siempre es el de ser lo más estiloso posible en cada situación.
                           



No hay comentarios:

Publicar un comentario